Solas

Cada uno miraba sus pies y su tristeza como buenamente podía. Se compartían las pérdidas y los fracasos, pero no se socializaba la empatía. Éramos solas en un mundo de muchos. Solas abriendo botellas brindando con nada. Cenando incomprensión, miedo y tristeza. Mirando a través del televisor, que aún había quien estaba peor. Y sonreía. Tras una cámara que no le abrazaba. La gran pandemia no terminó con la sociedad del futuro. Cuando encontraron los últimos síntomas vitales, el cuerpo había estado demasiado tiempo en estado crítico. La soledad no tenía vacuna.

Solas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s