Si extiendes tu mano

 

Si extiendes tu mano,

mi mano te espera.

Pero. La tuya se ha ido

entre la niebla, el alcohol y el miedo

de esta ciudad

Solitaria.

Las mejores letras se escriben dormida,

las mejores vidas se viven dormida,

y mientras tanto pasan

las horas.

Y mi cuerpo dejar de poseerme.

Tomemos un coñac,

el más fuerte que tengas,

que raje, que segue

mi garganta, mi columna maldita.

Podemos baldear el suelo marchito

y así crezcan jazmines entre tus pies

descalzos y torpes.

Las miserias en la basura,

el 2.0, los muros a la basura,

los ojos sin ojos a la basura.

Nos asomamos a tirar cohetes,

eso nos vuelve locos. Como niños.

Van a llamar a la policía,

eso nos vuelve locos. Como niños.

Te miro y quiero besarte,

como el río besa los cimientos

de esta ciudad solitaria y carcelaria.

Pero los cohetes. Pero el coñac.

Pero el jazmín. ¿No es maravilloso?

Si extiendes tú mano

sólo

si extiendes tu mano.

 

 

 

Si extiendes tu mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s