Sobrevive. Deja propina.

Escucha voces,

pero es ella misma. Sola.

Después de

maltratar

su cuerpo

acariciando a otro (no importa cuál).

 

Siri no sabe indicar

el camino adecuado

“perdona, pero no te he entendido”.

Su psicólogo tampoco,

y Freud ya murió. 

 

La ciencia no está a su altura

y siempre

es culpa de los demás.

Aunque no crea en la culpa ni en los demás.

 

Los recuerdos le persiguen como gacelas

desorientadas.

Y para sobrevivir

roba vidas que son de otras,

pero luego

deja

propina.

Sobrevive. Deja propina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s