Las tetas secas y asustadas

La llave de escudo inexacto

de un pueblo baldío del sur

donde acompaña la luna y la solera,

las peonzas bailan al aura.

 

Los niños mecen la noche,

las tetas secas y asustadas,

resuenan los rifles,

de día llega el pan

con el primer canto de sirenas vacías.

 

Su canto es mi canto, es tu canto,

y crece bajo la tierra.

Nos tiende su mano el poeta,

el poeta de angustia y de polvo.

 

Este camino que nos mece,

no es el tuyo ni el mío,

vamos atados de mordazas de guirnaldas.

Mordazas

de

guirnaldas

de

hierro.

Anuncios
Las tetas secas y asustadas

5 comentarios en “Las tetas secas y asustadas

  1. Kowalski dijo:

    Por desgracia o por acierto hay cantos vacios no hacen mas que evidenciar la fragilidad de los baldíos pueblos del sur; de ese sur entre los sures de los que todos intentan escapar. Fragilidad que en coyunturas concretas incluso se torna plácido tras el horror de las noches escabrosas y te hace darte cuenta de los verdaderos sentidos y significados de la vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s