De medusas y odios

Todo estaba en orden, las tumbonas de colores chillones, las sombrillas de marca de cerveza, la arena pegada al culo, el sol pegando fuerte… y entonces un niño empieza a gritar que ha encontrado una medusa.

Sus padres, a todo correr, se acercan y al comprobar que su hijo no ha sido devorado por semejante criatura infernal, deciden echar la medusa -de pequeño tamaño- en un cubo verde chillón.

Niños de sombrillas cercanas y algún curioso -yo misma- se acercan para conocer al ser marino, ajeno a todo y moviendo sus tentáculos con vigor.

Un niño, de bañador rojo, y de pequeño tamaño -no sé calcular edad de niños, me disculpan- grita encolerizado: ¡hay que matarla!, ¡hay que enterrarla viva!

Así, de primeras, me suena un poco precipitado, pienso, habrá que darle una oportunidad o algo ¿no?, pero soy de ciudad interior, poco sé de estas cosas, y el chiquilín parece puesto en el tema porque empieza a enumerar los tipos de medusas que hay. Una, la medusa avispa, puede matarte en menos de 5 minutos. Se me escapa un ¡joder!

Una de las niñas, ya tirando a adolescente, que rodea el cubo fluorescente, se echa a llorar. No quiere que la maten, dice. A mí tampoco me parece bien, me atrevo a decir como si de pronto hubiera hecho un acto revolucionario en sí mismo. La niña me mira conforme, el resto me mira con odio en sus ojos. ¡Hay que matarla! Dicen los niños, ¡hay que enterrarla y que muera! Yo intento convencerles de que no pasa nada, que la echamos lejos y que no vuelve a picarnos nunca. Me miran y no conformes empiezan a cavar con todas sus ganas un gran agujero en el suelo. Agarro a la niña y le digo: No te preocupes, vamos a salvarla. La niña, Ana, se seca las lágrimas y sonríe. Joder, pienso, ahora tengo que salvarla por mis ovarios. Nos acercamos a una zona de barcas, para ver si algún alma se apiada y se lleva el cubo a alta mar. Nadie nos mira. Nos sugieren que nos apartemos o paguemos 10 euros, que es lo que cuesta la hora en barca.

Mientras trato de pensar un plan B viene un niño -uno nuevo me parece- y me pregunta que por qué no la matamos ya. Me sale, fruto del calor y del agobio, un: ¿a qué no te gustaría que te mataran a ti?

Me doy cuenta de la burrada, porque este niño sí parece más diminuto que el resto, podría tener de 2 a 5 años, no sé decirte.

Comienzo a acelerar el paso de camino hacia mi espacio en la playa. Ese espacio que coges entre el culo gordo del de al lado y la joven que se derrite a tu izquierda sobre la que podías asar un chuletón o al gordo de la derecha. Ese espacio que no debería ser de nadie, pero es del que primero lo pilla.

Llego a “mi sitio” y decido calzarme las aletas y con mi capa imaginaria de super woman cojo el cubo de la medusa en plan: a dios pongo por testigo, que esta medusa terminará en el agua. Ana me mira emocionada, ojos vidriosos de esperanza, y el resto de los presentes me miran con odio. ¡No la tires al agua!, va a volver ¡y nos va a picar a todos! Moriremos y tú serás la culpable.

Bueno, ya es tarde. Ya me he calzado mis aletas y no puedo defraudar a esta chiquilla. Me meto rápidamente en plan vigilante de la playa y nadando sólo con los brazos, piensa que llevo el cubo agarrado con las manos, trato de avanzar. Joder, pienso, igual no ha sido buena idea esto, el agua está helada y no me gusta irme tan lejos. Debe haber bichos por aquí, no veo el fondo, seguro que está lleno de putas medusas, como la que llevo en el cubo. Sigo avanzando, porque hay que contentar a todo el mundo, tengo que tirarla lo más lejos posible para que la medusa no vuelva a la orilla y no cree daños mayores. Veo a lo lejos a Ana y a mis padres haciendo gestos, pero no los percibo con nitidez. (Los gestos significan, sé más tarde, que vuelva ya). Sigo avanzando un poco más, joder me duelen las piernas, a ver ahora como vuelvo, venga va, un poco más, ya casi llegamos al fin del mar, un poco más y estás en África. Me despido de mi amiga y salgo corriendo, todo lo rápido que puedo. Llego a la orilla media hora más tarde, casi sin poder andar, con un dolor horrible en el muslamen (aprobado por la RAE).

Me espero aplausos y vítores a mi salida, pero no. Silencio y caras rancias y mustias. Mis padres se alegran de que no haya muerto, eso sí. O de que no hayan tenido que salir a socorrerme. Ana me da las gracias. Me siento y sonrío feliz. Mañana quizá no pueda moverme, pero ahora estoy feliz. No sé si por haber ayudado a Ana o por haber llevado la contraria al resto.

Más tarde leo en google que en algunos casos las medusas pueden tener tan sólo unas horas de vida.

Captura de pantalla 2015-08-29 a las 0.19.44

Anuncios
De medusas y odios

8 comentarios en “De medusas y odios

  1. berta dijo:

    Pues yo sí te lo agradezco. La tendencia del ser humano a matar cualquier bicho que se acerque algo a “nuestro” espacio vital (ya sea pequeñas arañas, hormigas, polillas o medusas) es muy significativo, y preocupante, de cómo vemos la naturaleza.
    Te mereces, como diría Pedro Sánchez: «pues un aplauso, no?»
    Gracias Ana.

    Me gusta

  2. El tiquismiquis que hay en mi necesita decirlo:

    En el antepenúltimo párrafo dices “…y nadando solo con los brazos, piensa que llevo el cubo, piensa qe llevo el cubo agarrado con las manos…”.
    No sería “nadando solo con las piernas”?

    La historia mola, deberían enseñar a los niños que no hay que matar animales, así salen luego…

    Me gusta

  3. Ore dijo:

    No aparecen los cuñaos… al menos explícitamente.
    Teniendo en cuenta que una vez sufrí las consecuencias del roce con una medusa (pobrecita, se dejan llevar por la marea, si te atacan no es un acto de voluntad) y fueron muy desagradables no puedo apoyar tu acto de valentía más allá del uso de las aletas que es un magnífico ejercicio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s